Todos sabemos que la actividad física diaria es necesaria para que nuestro cuerpo y nuestra mente estén saludables. Sabemos que el ejercicio combate el estrés, la ansiedad, potencia el buen humor…pero va bastante más allá, especialmente en niños pequeños. Muchos estudios han demostrado que la actividad física regular previene el deterioro cognitivo, mejora la memoria, y aumenta la capacidad cerebral ya que crea nuevas conexiones neuronales (sobre todo si se practica el patrón cruzado). Es por eso que nuestros pequeños de infantil corren, saltan, se cuelgan, se arrastran, dan vueltas, gatean, caminan y nadan de forma regular en el colegio. Además hay que recordar que a esta edad los niños aprenden a través del juego y el movimiento, así que cada día ejercitan su cuerpo y su mente mientras aprenden y lo pasan genial.

En estas fotos pueden ver a los benjamines de P3 realizando el Programa de Desarrollo básico del colegio.