En nuestras clases de infantil, con el método Amco, que se lleva a cabo en el colegio para el aprendizaje de la lengua inglesa, siempre tratamos de fomentar la participación activa de los niños en su propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

El método consiste en el “only english”, es decir, la única manera de comunicación del profesor hacia los alumnos ha de ser en lengua inglesa, para que los alumnos comiencen a acostumbrarse a la escucha del idioma, así como a su práctica.

Al principio, se busca la utilización de palabras por parte de los alumnos para ir aumentando su vocabulario y comprensión, hasta que sean capaces de producir mensajes completos, así como de mantener una conversación en lengua inglesa.

Es por esta razón que cada mañana los niños toman un papel súper importante dentro de la clase, se convierten durante el “daily routine” en un “mini-teacher”.

                   

Durante este tiempo, el alumno toma la función de “profesor” haciendo preguntas a sus compañeros sobre la vida cotidiana, así como del tiempo, el día de la semana…

                               

Se trata de un momento clave dentro del aula, el alumno siente que desempeña un papel importante dentro de la clase pues, todos sus compañeros están pendiente a sus preguntas y es un momento en el que cada día, un niño diferente es el protagonista.

     

Con esta práctica, lo que tratamos de conseguir es que cada alumno, desde edades muy tempranas, comience a tener un contacto directo con la lengua inglesa para fomentar así la interiorización del idioma como su segunda lengua.