El Portfolio, por definición, consiste en la aportación de evidencias de todo tipo de trabajos que, junto a una reflexión, informan del proceso personal seguido por el estudiante, permitiéndole a él y los demás ver sus esfuerzos y logros, en relación a los objetivos de aprendizaje y criterios de evaluación establecidos previamente.

Como herramienta de evaluación, el portfolio te permite identificar habilidades complejas y evaluar el trabajo del alumno de manera más global y ajustada a la realidad, realidad que a veces es difícil percibir con otros instrumentos de evaluación más tradicionales que aportan una visión más fragmentada.

Pero no sólo es una herramienta de evaluación, el portfolio es sin duda una gran herramienta de aprendizaje. El trabajo en el portfolio guia a los estudiantes en la percepción sus propios progresos, les hace reflexionar y no conformarse con los resultados, sino centrarse en la importancia del proceso de aprendizaje en si. Les permite detectar e integrar conocimientos previos en la situación de aprendizaje, resalta lo que un estudiante sabe de sí mismo y en relación al curso, desarrolla la capacidad para localizar información, para formular, analizar y resolver problemas. Con el portfolio el alumno proyecta la diversidad de aprendizajes que ha interiorizado. En este modelo se detectan los aprendizajes positivos, las situaciones problema, las estrategias utilizadas en la ejecución de tareas, y le permite al alumno anticiparse y prever que estrategias debería usar en situaciones parecidas en el futuro.

 

Todos los alumnos en nuestro colegio trabajan la reflexión en el portfolio acorde a su nivel. En los primeros cursos de infantil y primaria reflexionan sobre su trabajo en exposiciones orales a los padres, en secundaria nuestros alumnos mantienen un portfolio digital de cada asignatura durante todo el curso y deben defender oralmente dos de estos portfolios a final de curso ante sus profesores. En 4º ESO el portfolio se trabaja a lo largo del año pero se organiza según las competencias básicas, y debe ser defendido ante un tribunal de profesores a final de curso.