INSTALACIONES

Existe una influencia recíproca entre arquitectura y docencia que debe ser potenciada, consiguiendo que el espacio educativo no sólo refleje los valores a transmitir sino que los refuerce y favorezca nuevos modos de aprendizaje. No es posible separar el sistema pedagógico de los espacios en los que éste se desarrolla. Si bien es cierto que  tanto el profesorado como los alumnos son el elemento clave del funcionamiento de cualquier proceso educativo, lo cierto es que el ambiente resulta fundamental en la  actual enseñanza.