Con motivo del proyecto «¡Qué bonitas las plantas!» los alumnos de primero de primaria, hemos plantado en nuestro huerto escolar.

Usamos semillas locales como habichuelas, arvejas, calabazas, tomates y cebollino. Para ello, hemos tenido que poner en práctica todo lo aprendido en el cuidado de las plantas, así como la puesta en práctica de técnicas de cultivo haciendo uso de los zurcos y cazolejas.

El plantón se nos hizo un poco grande, pero la ilusión de recoger la cosecha ha transformado esa mañana en algo especial. Ahora solamente hace falta que en casa nos ayuden a preparar un buen potaje de arvejas.